Fundación centro de estudios espiritas Mies de amor - Charla 1 "Fundamentos Del Espiritismo."


                                FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO

 

Hoy veremos de manera sucinta, qué es el espiritismo, sus antecedentes y los principios básicos de su enseñanza, de tal forma que podamos ubicarnos claramente en lo que el espiritismo es y poder eliminar los prejuicios que usualmente rodean a ésta palabra.

 

El espiritismo es la ciencia que estudia el origen, naturaleza y destino de los espíritus y su relación con el mundo corporal. El espiritismo es a la vez, una ciencia de observación y una doctrina filosófica. Como ciencia práctica, consiste en las relaciones que pueden establecerse con los espíritus. Tiene el objetivo de probar por medio de los hechos la supervivencia del espíritu. Se apoya en hechos demostrados y demostrables. Su objeto de estudio es susceptible de ser analizado, registrado y controlado. Gracias al espiritismo, la existencia del espíritu, su supervivencia y su evolución, no es una teoría más o menos probable a la que se llega por el raciocinio filosófico solamente, sino que es una verdad comprobada por los hechos. Como doctrina filosófica, el espiritismo nos aclara nuestro origen y nuestro destino, proporcionándonos respuestas al por qué de la existencia, sin recurrir a explicaciones sobrenaturales ni a planteamientos dogmáticos, sino haciendo de la razón la brújula con la que se orienta. Ahora, la ciencia y la filosofía espírita encuentran su complemento en unas consecuencias de tipo moral que constituyen una ética que regula las relaciones del espíritu consigo mismo, con su prójimo, con la naturaleza y con Dios. El espiritismo estimula e impulsa la transformación moral personal, familiar y social, de este modo, contribuye al nacimiento de una nueva humanidad, de una humanidad que responda a los más elevados ideales de justicia, igualdad, libertad y fraternidad. De una humanidad que practique de manera cotidiana y permanente, aquella invitación que nos hiciera Jesús: “Amaos los unos a los otros”.

 

El Espiritismo apareció a mediados del siglo XIX, y sus raíces podemos encontrarlas en los principios del Cristianismo. Es el cumplimiento de la promesa del Maestro, en la cual afirmó que enviaría al mundo, a su debido tiempo, un Consolador, El Espíritu de Verdad, que recordaría sus enseñanzas y haría nuevas revelaciones sobre los misterios de la vida. Jesús comprendía perfectamente que no todas las cosas podía decirlas, pues aún los hombres no contaban con el desarrollo y el entendimiento necesarios para comprenderlas, había que darle tiempo al tiempo y cuando el hombre estuvo listo, envió al Espiritismo, que retiró los velos de los "misterios" de Sus enseñanzas y amplió el campo del conocimiento humano, despertando al Ser para una nueva era. Con el Espiritismo, vienen nuevas lecciones explicando el sentido de la vida, del dolor, de la justicia y del destino de los hombres más allá de la muerte. Pero, ¿cómo se conformó su cuerpo doctrinario? A continuación, veremos como las manifestaciones y los fenómenos espirituales constituyeron la clave para que se iniciaran las investigaciones que llevarían más adelante a Allan kardec a codificar los conocimientos que le eran revelados a la humanidad a través de la mediumnidad.

 

 Si bien, las manifestaciones de fenómenos relacionados con la comunicación de los espíritus con el plano material han existido prácticamente desde siempre, sólo hasta 1848 empezaron a presentarse de manera intensa, frecuente y sistemática, dando muestras de obedecer a fuerzas inteligentes que intervenían en el plano físico con un propósito. Y fue, a través del estudio y la investigación de dichas manifestaciones, lo que originó el nacimiento de la Doctrina Espírita como tal. Los hechos comenzaron a presentarse en Hydesville, una aldea en el Estado de Nueva York. En una humilde cabaña, donde vivía el matrimonio Fox, cuyas hijas Margareth y Katherine eran médiums, comenzaron a producirse ruidos extraños. En la noche del 31 de marzo de 1848, los sonidos se tornaron más fuertes y se manifestó un espíritu que se identificó como Charles Rosma, un vendedor ambulante que había sido asesinado por cuestiones de dinero y sepultado en el sótano de la cabaña. Esa noche se registró el primer diálogo entre las hermanas Fox y el espíritu, y uno de los presentes utilizó por primera vez, letras del alfabeto para la formación de las palabras mediante la convención de que a cada letra correspondería un determinado número de golpes. Algunos quedaron asombrados y otros asustados al obtener respuestas acertadas sobre preguntas relacionadas con asuntos íntimos.

 

Los fenómenos de Hydesville tuvieron gran repercusión y fue tal la afluencia de curiosos, que en 1850 la familia Fox se muda a Nueva York donde continúan las sesiones públicas. Muy pronto la opinión estaba dividida entre los entusiastas que habían estado esperando una revelación de éste tipo y los escépticos y detractores que veían en todo esto un fraude o como cosa del demonio.  

 

Los hechos de Hydesville repercutieron también en Europa y en poco tiempo, los fenómenos espirituales pasaron a hacer parte de los juegos y jolgorios de salón, y dieron lugar a lo que se llamó “mesas parlantes” o “mesas giratorias”. Estos fenómenos causaron furor en la sociedad francesa de la época y las personas se entretenían preguntando frivolidades. Fue de esta manera que se iniciaron las primeras comunicaciones, que después, con el paso del tiempo,  fueron perfeccionándose y con la aparición de los médiums escribientes, es decir, personas que escribían bajo el impulso de los espíritus, las comunicaciones no tuvieron más límites y el intercambio de pensamiento pudo hacerse con tanta rapidez como entre los vivos. Aparecía un campo vasto disponible para la exploración, y así como el microscopio había permitido el acceso al mundo de lo infinitamente pequeño, la mediumnidad nos mostraba el mundo de los invisibles, nos mostraba la dimensión espiritual.

 

La posición de Kardec en relación con los hechos motivó el advenimiento de la Doctrina Espírita. Él hacía preguntas a los Espíritus desencarnados y a medida que eran respondidas,  percibía que allí se diseñaba el cuerpo de una doctrina y se preparó para publicar lo que más tarde se transformó en la primera obra de la Codificación. Kardec formulaba  las mismas preguntas a diferentes médiums y de las consultas hechas a los espíritus, nació “El Libro de los Espíritus”, publicado el 18 de abril de 1857 y que contiene la estructura filosófica y los principios del Espiritismo. En enero de 1861 publica “El Libro de los Médiums”, que contiene la enseñanza de los espíritus sobre la teoría de todos los géneros de manifestaciones, los medios de comunicación con el mundo invisible, el desenvolvimiento de la mediumnidad y de las dificultades y tropiezos que se pueden encontrar en la práctica del Espiritismo. Posteriormente, en 1864, aparece la publicación de “El Evangelio Según el Espiritismo”, libro que contiene la explicación de las máximas morales de Jesús, su concordancia con el Espiritismo y su aplicación a las diversas posiciones de la vida. Luego, en 1865, es publicado “El Cielo y el Infierno o la Justicia Divina Según el Espiritismo”, donde se esclarece al hombre sobre su destino y sobre la situación del alma después de la muerte. Y por último, mencionamos “La Génesis, los Milagros y las Predicciones Según el Espiritismo”, publicado en 1868. Este libro explota la parte científica de la Doctrina Espírita y da claridad sobre la formación del universo material y su utilidad. Cabe mencionar que, si bien, Allan Kardec realizó otras publicaciones, estos cinco libros que acabamos de mencionar constituyen “La Codificación”, obra básica del Espiritismo que debe ser estudiada y comprendida por todo aquél que pretenda saber sobre Espiritismo y que se digne llamar espírita.

 

Bueno, hasta el momento hemos visto qué es el Espiritismo, su aspecto científico, filosófico y sus consecuencias de tipo moral. Hemos visto a grosso modo sus antecedentes históricos y ahora, en la parte final de ésta charla, veremos cuáles son sus postulados básicos.

EXISTENCIA DE DIOS

El Espiritismo reconoce la existencia de una Causa Suprema, remontándose de los efectos al principio que los genera. De hecho, ¿Qué es Dios? es el primer interrogante que aparece en El Libro de los Espíritus, a lo cual responden los espíritus “Dios es la inteligencia suprema, causa primera de todas las cosas”.

Si observamos al universo, ese conjunto inconmensurable de soles, planetas, polvo de estrellas, etcétera, podemos ver una grandeza,  un orden y una armonía que escapa a la capacidad humana, y que de manera incuestionable, nos habla de una Presencia creadora, de un Ser Superior, inteligente y sabio que ha dispuesto todo en el universo de manera equilibrada y ordenada. Todo, desde el más primitivo átomo hasta el astro más grande, se encuentra interrelacionado y nos muestra las expresiones de la vida perfectamente entrelazadas desde las formas más primitivas hasta las más complejas. Dios es la Causa primera de todas las cosas y el arquetipo del Supremo Amor.

PREEXISTENCIA Y SUPERVIVENCIA DEL ESPÍRITU

Uno de los principios del Espiritismo es la existencia del espíritu, principio inteligente individualizado, inmortal, con conciencia de sí mismo, con libre albedrío y por lo tanto, responsable de sus actos. En su origen sencillo e ignorante pero perfectible, y se encuentra apto para comprender a Dios.

REENCARNACIÓN

   El espíritu es creado sencillo e ignorante pero perfectible, y ¿Cómo logra mejorarse y alcanzar la vida superior? esto lo realiza gracias al cumplimiento de otra ley de la naturaleza como lo es la ley de la reencarnación. En efecto, naciendo y renaciendo cuantas veces sea necesario, el espíritu experimenta y realiza actividades que van desarrollando su inteligencia y su sentido moral, y así, de grado en grado, va elevándose hasta convertirse en un espíritu sabio, y virtuoso. Todos los espíritus tienen el mismo punto de partida, las mismas aptitudes en estado latente, las mismas obligaciones a cumplir y la misma libertad de proceder. Los espíritus que desempeñan la tarea con dedicación y buen ánimo avanzan rápidamente ahorrándose muchos sinsabores y dolores. Por el contrario, aquellos espíritus que se distraen y son negligentes, avanzan con mayor lentitud, lo que los lleva al sufrimiento como mecanismo corrector y como un modo de aguijonearlos y estimularlos a progresar. En este orden de ideas, podemos ver claramente, cómo la idea de la condenación eterna es errónea, ya que el cielo se encuentra reservado para todos por igual, pero a cada cual le compete alcanzarlo a través del esfuerzo y del trabajo, y lo único que puede suceder en el peor de los casos, es que el espíritu retrasa su llegada, pero tarde o temprano, el paraíso será alcanzado.

 

LEY DE CAUSA Y EFECTO

Todo efecto procede de una causa y toda causa genera un efecto.  Dependiendo de la naturaleza positiva o negativa de las causas, así serán los efectos posteriores. Es una ley que no castiga, sino que reajusta los actos cometidos por el ser humano bajo la dirección de su libre albedrío. Con nuestros pensamientos, nuestras palabras, con nuestros actos y nuestros sentimientos, estamos generando constantemente causas, cuyos efectos, tarde o temprano han de regresar a nosotros.

 

EVOLUCIÓN UNIVERSAL

La ley del progreso es una de las leyes que rigen la creación, y se manifiesta de modo incesante, permitiendo a los seres la ascensión hasta nuestro Padre Creador. El universo se encuentra en permanente evolución. Evolucionan los astros, la vida, el hombre, las sociedades, evoluciona la materia, evoluciona el espíritu. Y todo éste proceso evolutivo se encuentra perfectamente concatenado, desde las formas más sencillas hasta las más complejas; desde el espíritu primitivo que ensaya sus primeros pasos al alcanzar la escala humana, hasta los espíritus puros. La creación se nos muestra como una escalera infinita en la que cada peldaño que se asciende, permite a la vida expresarse de un modo más desarrollado.

 

COMUNICABILIDAD CON LOS ESPÍRITUS

La mediumnidad es la capacidad que posee el ser humano de relacionar el mundo físico y el mundo espiritual. Gracias a ella, se prueba experimentalmente la inmortalidad del alma, se rectifican las falsas ideas del cielo, infierno, los demonios, las penas eternas y se reciben valiosas informaciones de variadas fuentes espirituales. La mediumnidad nos presenta la prueba real de que la personalidad humana no se extingue con la muerte del cuerpo.

 

PLURALIDAD DE MUNDOS HABITADOS

No estamos solos en el universo y la vida no es un accidente que se produjo excepcionalmente en la tierra. Dios pobló los mundos de seres vivientes, que concurren todos a los objetivos de La Providencia. Creer que la expresión de la vida está limitada a nuestro planeta equivaldría a poner en duda la sabiduría de Dios que no hace nada inútil.

 

LEY DE JUSTICIA, AMOR Y CARIDAD

Como dijo el Maestro Jesús: “Querer para los otros lo que quisierais para vosotros mismos”, que no es más que desear siempre el bien para nuestro prójimo. Justicia, amor y caridad, tal es el sentido de las palabras de Jesús cuando nos dijo: “Amaos los unos a los otros como hermanos”. 

Hoy habia 1 visitantes (3 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!

Bienvenidos a nuestra página web!

"El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco por consiguiente, el derecho a destruirla"
Mahatma gandhi

"Se reconoce al verdadero espírita por su transformación moral y por los esfuerzos que realiza para dominar sus malas tendencias"
Allan Kardec
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Created by: Andrea & Juan David